Reto de montaña

Mi excursión por el copywriting y cómo decidí ser copy en Bilbao

(sin morir en el intento)

En tiempos de crisis todo se derrumba. Así me pasó en el año 2011 con un trozo de la crisis tardía del 2008 que arrastraba carencia en el mundo comercial de las empresas y por ende a la publicidad.  En aquella época, ser copywriter en una agencia de publicidad local era como caminar en un slackline sin experiencia. Vamos, que me caigo fijo. Y así fue. Me caí al precipicio de los parados después de una carrera y media, muchos cursos y un master, algunas agencias de publicidad pequeñas y unas cuantas puertas frías en mi haber. Pero hay un antes y un después a todo este drama. Si te quedas a leerlo te contaré…

Todo es culpa de la Publicidad…

Imagen antigua de Publicidad

En latinoamérica no se puede vivir sin publicidad. Allí todo se hace y dice con mucha tranquilidad, los anuncios están llenos de jingles y las decisiones de compra llegan a ser hasta pasionales. No es difícil venderle casi cualquier cosa a la gente si le convences que le va a ayudar a estar más guapa, más viril o más tranquilo.  La prensa escrita, en los buenos tiempos, hacía fiestas en sus grandes imprentas para recibir anualmente a clientes nuevos y viejos y celebraban a lo grande un evento simbólico de los montones de años de información, que no era para tanto, pero bueno. Eran felices y no lo sabían. Los anuncios de la televisión tenían presupuestos desorbitantes, y cuando te dabas cuenta se lo gastaban en las comidas y cenas del rodaje, más que en los actores o el escenario en sí. Era un mundo singular, pero divertido.

¿A que parece una historia de película?

Pues todo eso yo lo viví ahí. Y tengo que confesar: me encantaba.

Por eso, después de algún intento en el mundo de las letras y la comunicación social, decidí especializarme en la publicidad, tanto, que vine al viejo continente para acabar mis estudios pensando que era lo mejor. Y mejor o peor, no sé. Pero desde luego la universidad no me enseñó casi nada de lo que necesito ahora para trabajar como copywriter. Esa, por muy cruda que parezca, es la verdad.

No todo es color de rosa

Rosa sobre una mesa - En Bilbao

 Ser copy en una agencia de Bilbao no era tarea fácil. En un entorno muy industrial el copy puede ser tedioso, incluso aburrido. A veces no encuentras la forma de innovar, y te das el gusto en algunas presentaciones de directivos, si se enrollan y te lo permiten. Te quedas un poco atascado entre esas empresas y entonces llega el precipicio del que te hablé y respiras hondo o gritas al caer. Nunca lo sabes muy bien. Hasta que llegas al fondo y te das cuenta que estas vivo, que tampoco es para tanto salir de esa rutina. Y abres los ojos. Y te das cuenta que el mundo es un lugar bonito donde se puede ver más allá que una pantalla, y te reinventas y buscas en tus hobbies, incluso te permites perder el tiempo en crear cosas nuevas que quizás cambien en el tiempo. En resumen: te arriesgas. Hay que probar de todo. A mi me dió por la pastelería. Pero esa es otra historia.

Mi transformación a copywriter versión pro

persona escribiendo en bilbao

Después de unos años alejada de lo que es mi pasión, me encuentro buscando una solución a mi presente y me tropiezo con mi pasado. El copywriting. ¿En Bilbao? ¿otra vez te animas a eso de lo que saliste airosa? (Yo ya me había olvidado de las fiestas latinas de la publicidad y del copy de la industria vasca).  Pero me tropecé con Javi Pastor, a través de un post de Ángel Alegre. Me hablaba un gaditano de escribir bien cuando a veces me costaba entenderle. Y me entraba la risa. Es una biblioteca andante a pesar de ser tan joven. Nada tiene que envidiarle a los grandes copywriters americanos que con sus teorías se han comido el mercado digital. Javi, me ofreció una gran oportunidad. Su curso de Adopta un Copywriter me abrió las puertas a lo que soy hoy en día: una copywriter y redactora más proFreelance. Con mis tiempos y mis ganas de trabajar y de tener clientes que sean agencias, empresas, profesionales independientes y todo lo que se venga cuando se venga. Hacer click con una comunidad que está creciendo tan rápido no tiene precio. El copywriting comprendido desde una versión más humana, más online y más global me ha dado la imaginación suficiente para hacer de Bilbao, de mi casa, literalmente, esa capital demi mundo.

Emprender sin morir en el intento

Me encanta el significado de “emprender” del diccionario:

“Empezar a hacer una cosa determinada, en especial cuando exige esfuerzo o trabajo o cuando tiene cierta importancia o envergadura.”

Significado de Emprender. RAE.

Y vaya si da trabajo. Nunca he sido de una mentalidad conformista ni tranquila, siempre me ha gustado estar en saraos y llenarme de opciones para hacer. No por el hecho de no aburrirme, si no porque crear algo con tus propias manos, para mí, da mucha más satisfacción. 

Lo cierto es que emprender como copywriter freelance, es como hacerlo una y otra vez. Porque cada vez que tienes un cliente nuevo, tienes un proyecto, una ilusión: una “cosa importante que te da trabajo” Es cierto que mi versión más profesional apenas está resurgiendo. Pero he venido para quedarme y tanto así que lo sigo cultivando con muchas ganas y ya empieza a dar sus frutos.

Parano morir en el intento del emprendimiento en una ciudad como Bilbao he optado por:

  • Encontrar una buena especialización: en mi caso la versión más competitiva pero realista para los tiempos que corren se encuentra en el entorno online. 
  • Ofrecer mis servicios a agencias o departamentos de empresas me ha permitido abrirme a un terreno más amplio y donde existen carencias obvias porque no se pueden mantener a copywriters dentro de cada empresa a tiempo completo. No es nada rentable.
  • La opción freelance y el entorno digital: te permite trabajar de una forma más cómoda, casi desde cualquier lugar y, siempre y cuando cumplas tus tiempos, a cualquier horario.
  • La ardua tarea de investigar a fondo en cada proyecto. Si de algo carecemos en esta sociedad atareada es de pararnos a pensar en serio que la investigación es la parte más importante del copy o de la redacción de contenidos. Por mucho que creas conocer a tu competencia, nunca es suficiente. Investiga mucho. ¡Es la parte más divertida!
  • La estricta costumbre de revisar. No hay ningún trabajo que esté realmente terminado sin revisarlo una y otra vez. Las pruebas A/B y aprender de los errores es mi especialidad. Si lo aplicas, casi en cualquier profesión obtendrás resultados geniales que solo te traerán más oportunidades y proyectos

¿Mejor solo que mal acompañado?

Todo esto es como la canción de Pau: depende.Una de las ventajas de emprender como copywriter freelance es poder escoger con quién trabajas. Y esto va muy de la mano con la versión más empática de las personas con las que decides llevar adelante un proyecto. Bien sea tu cliente o tu compañero de trabajo. Por clientes se entiende claramente: son las personas que te asignan un proyecto de copy o redacción para su empresa, productos o servicios y que puedes tener relaciones presenciales o virtuales con ellos o ellas. Pero te tiene que gustar, tiene que haber un parte de ti a la que le agrade estar en compañía de esa persona, que te está pagando por tu trabajo, perfecto, pero con el copy te tiene que gustar hacer ese trabajo.  ¿Te imaginas escribiendo contenidos “chulos” para alguien que te cae fatal? ¿a que no? Va un poco de eso la relación cliente-copy. Por compañeros de trabajo se entiende la relación estrecha que tienes con las personas con las que compartes ese proyecto. En mi caso, por ejemplo: las agencias de publicidad con las que puedo trabajar, los departamentos de marketing de las empresas y los diseñadores o programadores con los que voy de la mano para hacer las páginas web son mis compañeros de trabajo.  Con estas personas tenemos una relación mucho más estrecha, que también necesita ser muy buena, y que garantiza el éxito del trabajo realizado. Cuando todos los engranajes fluyen ese proyecto va como la seda y es totalmente gratificante.

Emprender como copywriter en Bilbao

Museo Guggeheim de Bilbao

 Una de las mejores decisiones que he tomado. El mundo actual necesita cada vez más contenidos valiosos para que las empresas empaticen con sus clientes, con sus pacientes. Tenemos que estar cada vez más cerca de ellos. Y todo esto se consigue con PALABRAS. Anímate a entender más sobre el copywriting si ya te gusta escribir como a mí y cuéntame en los comentarios de este post:

¿Cuál es tu experiencia de emprendimiento?

¡Comparte!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *